Bolas chinas: buenas aliadas

bolas chinas

La importancia del cuidado del suelo pélvico

En tiempos de cuarentena, en que lo que necesitamos no está a nuestro alcance, es importante que conozcamos qué elementos pueden ayudarnos a mejorar, en esta ocasión, nuestro suelo pélvico. Aunque no tengamos cerca a nuestro fisioterapeuta de referencia o no podamos continuar con nuestras clases de pilates o hipopresivos, es importante que no dejes tu recuperación o tratamiento a medias.

Recuerda que el suelo pélvico está formado por un conjunto de músculos y tejidos que tienen una función fundamental en el sostén y estabilidad de nuestra pelvis. Está implicado en multitud de funciones que hacen posible nuestro día a día. Si quieres refrescar tus conocimientos de suelo pélvico te invitamos a que visites el post en el que te lo contamos todo sobre él.

Su cuidado debe ser tanto de forma preventiva, como cuando empezamos a notar cualquier tipo de síntoma (incontinencia, debilidad, dolor, prolapso, o cualquier señal anómala). Cuanto antes empecemos a trabajar, mejores serán los resultados y antes recuperaremos la funcionabilidad de este importante tejido.

Bolas chinas y conos vaginales

Contamos para el tratamiento de estas estructuras con diferentes dispositivos físicos que pueden ayudarnos. Hoy te hablaremos de dos de ellos. Siempre es recomendable visitar a un fisioterapeuta experto en el tema, que te asesore cuales son los ejercicios y elementos, que en tu caso particular, resultan más adecuados para el tratamiento o recuperación de tu lesión.

Antes de hablaros sobre las bolas chinas y conos vaginales y sus diferencias, es importante que comprendamos la diferencia entre tono muscular y fuerza, para entender la utilidad de cada una de ellos.

Con el concepto de tono muscular nos referimos a la contracción que tiene un músculo en reposo. Por ejemplo, son los músculos que trabajan para sostener nuestra cabeza. Con el cuello, ninguna persona realiza una contracción continua para mantenerlo erguido. Sin embargo, si empujamos con la mano la cabeza y ésta quiere vencer la presión, entonces hablaríamos de fuerza. Resumiendo, la fuerza tiene una naturaleza activa mientras que el tono es involuntario.

Cada uno de los objetos citados antes, trabaja uno de estos dos conceptos. Las bolas chinas, con sus movimientos oscilatorios intra cavitarios hace que el suelo pélvico realice de forma automática una activación de la musculatura (tono), mientras que con los conos vaginales debemos generar nosotras de forma activa una fuerza para mantener la posición del elemento.

Muchos más beneficios de los que pensamos

Por tanto, la utilización de las bolas chinas de forma regular mejorará el tono. Y como efecto secundario de esto, puede mejorar la lubricación, la irrigación sanguínea y esto se traducirá en una mejora en las relaciones sexuales y los orgasmos. Mientras, el uso de los conos hará que tengamos una mayor fuerza en nuestra musculatura, evitando así la sensación de pesadez y la mejora de la estabilidad pélvica. Aún así lo más indicado siempre es trabajar las dos funciones para hacer que nuestro suelo pélvico esté en su estado óptimo y se mantenga completamente sano.

Debes conocer muy bien qué es lo que te sucede para saber qué elemento es el indicado para ti. Debemos tener cuidado con producir dolor o molestias al introducirlas, o que notes que al poco de ponértelas notas que desciende el objeto por tu canal vaginal.

¿Posibles contraindicaciones?

Una de las contraindicaciones del uso de las bolas chinas sería tener un exceso de tono muscular. Mientras que con los conos vaginales es justo al contrario, una debilidad excesiva hará que se caiga y te provoque molestias e incapacidad. Además, debemos saber que los elementos pélvicos pueden trabajarse de forma conjunta con los ejercicios de Kegel, y hará que el tiempo que estés utilizando los dispositivos sea un trabajo completo.

Como conclusión, es fundamental conocer las diferencias entre tono y fuerza para poder determinar cuál es el elemento más adecuado según tus necesidades. Te recomendamos aun así, que cuentes con la visión especializada de tu fisioterapeuta para que te ayude en tu caso en concreto, determinando qué es lo más adecuado. Conocer estos conceptos nos ayudará también como sistema de prevención. Estos dispositivos se pueden utilizar para prevenir futuras disfunciones o para tratar los síntomas de manera paralela al tratamiento con un profesional.

Confía en nosotros

Esperamos haberte ayudado un poco más conociendo la mejor forma de tratar tu suelo pélvico. Si tienes cualquier duda, coméntanoslo y te ayudaremos. Recuerda que somos tu centro de referencia de fisioterapia y pilates en Navalcarnero. Confía en nuestros fisioterapeutas: siempre te acompañaremos en todo lo que necesites.