La técnica correcta para correr

correr

¿Cómo hay que correr?

La moda del running se ha extendido progresivamente entre el público en general, aunque son las personas más jóvenes las que tienden a desarrollar su práctica. Quienes practican este deporte, saben muy bien que la indumentaria que deben de llevar, así como las zapatillas que deben calzar, son herramientas muy importantes para su buena ejecución; les permitirán tener buena transpiración y hacer más cómoda la pisada. Sin embargo, aunque nos preocupemos por nuestro físico, con la idea de mantenerlo en forma y estemos a la última con los accesorios que consideramos fundamentales para correr, ¿cuánto nos preocupamos por la técnica que debemos emplear?

Cada persona tiene un estilo de práctica distinto, acorde con su condición física, la longitud de sus extremidades o el peso, y es por esa razón por la que debemos conocer cómo funciona nuestro cuerpo y hasta qué punto podemos someterle. Son muchos los corredores que cometen errores técnicos y no los corrigen por considerar que no están haciendo algo mal. Según Mike Antoniades, el fundador y director de The Running School, en unas declaraciones recogidas en un artículo de la BBC, “correr bien y correr rápido es una habilidad, no es algo con lo que se nace y como cualquier habilidad, se puede enseñar”.

¿Corremos bien?

Algunos de los errores más comunes que registran aquellos que realizan este deporte de forma habitual es realizar zancadas muy amplias o no amortiguar bien la pisada, descargando toda la fuerza sobre nuestros pies. Los más comunes son: la inclinación de la cabeza, así como el tronco superior hacia delante, no realizar el movimiento de los brazos o tocar de forma excesiva toda la planta del pie con la superficie del suelo.

¿Qué técnica debemos emplear?

Los corredores profesionales realizan un golpeo de la extremidad donde el elemento protagonista lo conforma el metatarso. Al no apoyar toda la planta del pie sobre la superficie del suelo, generan más velocidad y mayor eficiencia en la técnica. Además, la rodilla siempre debe estar debidamente flexionada en el momento del contacto y la cadera, cintura espalda deben permanecer firmes evitando, sobre todo en cadera, cualquier tiempo de movimiento lateral. Del mismo modo, la cadera siempre debe estar lo más elevada posible si nuestra intención es conseguir una buena amplitud de zancada. Los brazos deben permanecer en una posición de noventa grados, realizando el movimiento de balance característico al correr y empujando a nuestro cuerpo. Las manos deben llevarse relajadas, nunca en tensión y la palma debe mirar hacia adentro. Por último, la cabeza hay que llevarla levantada y la mirada hacia el frente.

¿Qué tipo de lesiones pueden aparecer?

Si no realizamos bien la técnica que se precisa y se ha apuntado en líneas anteriores, podemos someter nuestro cuerpo a cargas excesivas de peso que deriven en lesiones musculares. Las más típicas son las siguientes:

  • Tendinitis rotuliana (rodilla de saltador)
  • Teninitis aquílea
  • Rotura fibrilar en isquiotibiales
  • Fascitis plantar
  • Síndrome de la cintilla iliotibial
  • Periostitis tibial

En Fisioterapia Moredia, clínica de Fisioterapia en Navalcarnero, estamos especializados en la fisioterapia deportiva y en la terapia manual. Te aconsejaremos sobre las mejores técnicas que puedes realizar para correr de forma correcta y segura.